/lifi-portada-aselcom-blog

El LiFi

Hace algunos años ya, que se acuñó este término, LiFi (Light Fidelity), concretamente en el año 2011, cuando se presentó Harald Hass explicando cómo enviar datos utilizando la luz.

Concretaba que era la solución más eficiente, con menos latencia y difícil de interceptar, más que las ondas de radio, del actual WiFi.

Porque estamos hablando en todo momento de utilizar la luz como un sistema de comunicación e intercambio de datos sin tener que recurrir a ningún canal físico. Para eso ya está la fibra óptica.

Como ya ha pasado algún tiempo desde esa afirmación, queremos repasar si se han alcanzado los objetivos que se habían propuesto cuando se comenzó a experimentar con esta tecnología y hasta donde se ha podido llegar.

¿Cómo funciona el LiFi?

Pues como ya te hemos comentado, se trata de enviar datos utilizando una luz producida alterada, en frecuencias entre los 400 y los 800 THz, que parpadean y, por lo tanto, establecen una conexión entre emisor y receptor.

Al tener la luz una velocidad de propagación mayor que la del sonido, la comunicación es mucho más rápida en comparación a otros sistemas en la misma distancia.

Y es que puede llegar a alcanzar velocidades de 90 Gbps, aunque ese no es su límite, sino que, sobre el papel, y de una forma teórica, se pueden llegar a alcanzar más de 224 Gbps.

Todo esto teniendo en cuenta que es una conexión inalámbrica. Hoy en día los operadores de fibra óptica están instalando conexiones con una velocidad media de 300 Mbps. Eso sí, los rangos de distancia donde se pueden realizar este tipo de conexiones, son más cortas de las que puede establecer la red WiFi.

Estamos hablando de menos de 4 metros, es decir, incluso menos de los que puede llegar la cobertura de una conexión vía Bluetooth.

Quizás a estas alturas puedas estar pensando en sistemas como los que algunos dispositivos móviles intentaron utilizar antes de la llegada de las conexiones de datos a través de operadoras. Estamos hablando del sistema de infrarrojos mediante el cual podían enviar datos de un dispositivo a otro, utilizando esta longitud de onda.

Pero tanto el LiFi como los infrarrojos tiene el mismo tipo de inconveniente, tiene que haber una línea de visión directa con el emisor, si no la conexión se corta. Ocurre lo mismo si colocamos una pared o un objeto sólido u opaco entre ambos dispositivos.

Así que la mejor forma de poner generar una red LiFi con uso más funcional o doméstico, sería mediante el uso de bombilla que incorporan este tipo de tecnología. Cada punto de luz sería un emisor de la red LiFi, pudiendo conectarnos a la que nos interese y gestionando cada una de forma independiente.

lifi-infografia-aselcom-blog

El LiFi en la práctica

Hoy por hoy aún es un tipo de tecnología que no está establecida en muchos lugares, pero sí que existen ámbitos donde se pueden usar. Ámbitos como el militar o sanidad.

Para dar el paso al ámbito comercial aún es una tecnología que está en desarrollo y a la que le queda mucho por desarrollar, pero que serias perspectivas a convertirse en una baza más que buena para el futuro.

De hecho, ya se han hecho pruebas reales con este tipo de dispositivos, como en un avión o en un aula para realizar una prueba piloto.

Y en realidad funciono de una forma sorprendente, ya que no solo permitió a esa aula tener una mejor conexión, sino que, además, permitió descongestionar la red WiFi de las aulas que tenía alrededor.

Museos, el ámbito militar, llevar conexión a lugares donde es imposible realizar con onda de radio son otros de los usos que se le puede aplicar, en la práctica, a esta forma de conexión.

De hecho, se apunta al año que viene, 2023, como el año en el que se podrá presentar el primer estándar de este tipo de tecnología y así poder incorporarlo en múltiples dispositivos. Teniendo den cuenta que cada vez se ha reducido más el tamaño de los emisores y receptores de esta tecnología, quien sabe cuánto tiempo tardará en poder implantarse en dispositivos de uso más común, como pueden ser los teléfonos móviles.

Una vez que se dé el salto hacia esos dispositivos, será el momento de poder aprovechar todo su potencial. Pero para eso parece que aún queda bastante. Por ahora, y como complemento a las redes WiFi, puede que sea la mejor manera de ir acostumbrándonos a este estándar e intentar sacarle todo el provecho.

Síguenos

Apúntate a nuestra newsletter

Últimas publicaciones

Diferentes tipos de 5G, 5G Plus, 5G UW y 5G UC

Diferentes tipos de 5G, 5G Plus, 5G UW y 5G UC

La conectividad 5G hace tiempo que pasó de ser un tema de conversación a ser una realidad. Seguro que ya la estás utilizando, y te ha sorprendido su velocidad y todo lo que ofrece. Leer más
El LiFi

El LiFi

Hace algunos años ya que, se acuñó este término, LiFi (Light Fidelity), concretamente en el año 2011, cuando se presentó Harald Hass explicando cómo enviar datos utilizando la luz. Leer más
La tecnología que hay detrás del Internet por satélite

La tecnología que hay detrás del Internet por satélite

¿Te has preguntado alguna vez cómo funciona el Internet por satélite? A continuación te explicamos brevemente cómo es similar en muchos aspectos a los proveedores de Internet tradicionales, pero con algunas diferencias clave. Leer más
Producto añadido a la lista de deseos
Producto añadido para comparar